De cómo me convertí en un maldito adicto…

Posted by & filed under .


Yo hasta hace poco era una persona relativamente normal. Me levantaba por las ma?anas, me duchaba, desayunaba viendo las noticias en la tele y si ese d?a no ten?a nada que hacer me pon?a a leer los peri?dicos en el ordenador, o unos comics, o ve?a alguna serie que tuviese pendiente, y por qu? no admitirlo, un poquito de porno tambi?n ca?a de vez en cuando. Lo que se dice una vida normal, mon?tona y aburrida, hasta que me dieron a probar una droga que me ha jodido la vida?

Fue hace cosa de dos meses, un amigo (El mismo que dirige este blog con mano de hierro) me dijo que lo probase, que me iba a gustar, yo me resist?a, sab?a lo que este tipo de cosas le hab?an hecho a ?l en el pasado, le hab?a visto enganchado a muerte hasta el punto de casi perder el contacto con la realidad, ?pero por no hacerle un feo le dije que bueno, que igual lo probaba, el se quedo m?s o menos contento y me paso ese oscuro objeto de deseo. Yo lo guarde durante un par de meses resisti?ndome a usarlo, tem?a lo que pod?a llegar a pasarme, en lo que pod?a llegar a convertirme si lo probaba, y durante un tiempo fui capaz de resistir. Pero al cabo de un tiempo la presi?n social pudo conmigo, el ya no era el ?nico que insist?a en que me animase a probarlo, ya hab?a un segundo amigo que lo hab?a hecho y que me aseguraba que me gustar?a a m? tambi?n, as? que por no quedarme fuera del grupo, y pese a que mi conciencia me dec?a que resistiese, no pude mas y lo prob?, jugu? al Civilization IV.


Todo un mundo nuevo se desplego ante m?, con sus continentes, sus oc?anos, sus unidades de combate y una ?peque?a ciudad. Todo me esperaba all? a que tomase mis primeras decisiones. Sin estar seguro de lo que hac?a cree unos trabajadores a ver qu? pasaba, y luego les puse a construir minas y granjas, pronto doble el n?mero de trabajadores, mi territorio se me quedo peque?o y envi? colonos a ampliar mis fronteras, al tener tanto territorio necesitaba m?s tropas para protegerlo? De pronto me vi revisando cada opci?n de automatizaci?n para optimizar mi producci?n, analizaba cada palmo de terreno buscando las mejores ubicaci?nes para construir nuevas ciudades, talaba bosques, picaba piedra y pronto me encontr? con un imperio vecino al que no sab?a si atacar o comerciar con ?l, mi tensi?n arterial se disparaba cada vez que empezaba un nuevo turno. Me hab?a enganchado sin remedio.

Ca? en una espiral de obsesi?n con el juego, instale todas las expansiones una detr?s de otra, me cree una cuenta de gamespy para poder jugar online y eso fue aun peor, si el juego en solitario enganchaba, la posibilidad de jugar contra jugadores humanos, los mismos que me hab?an enganchado al juego, y tener la posibilidad de discutir con ellos v?a skype mientras levant?bamos nuestros imperios me hizo hundirme m?s en mi adicci?n, los horarios ya no ten?an sentido para mi, el solo sal?a por las ma?anas y yo segu?a aqu? sentado jugando sin parar, les suplicaba a mis amigos que jugasen un par de turnos mas, les chantajeaba, les amenazaba, todo me daba igual excepto la oportunidad de jugar un nuevo turno. Y poco a poco eso fue insuficiente para mi, necesitaba m?s imperios humanos contras los que luchar, me vi convertido en una especie de camello pat?tico que le ofrec?a droga a los ni?os a la puerta de los colegios, desesperado por reclutar a algunos m?s para la causa, buscando a mis victimas entre gente que en el pasado hab?a ca?do en estas adicciones y que sab?a que serian presa f?cil. Y para mi eterna verg?enza lo consegu?, les hice a otros lo que antes me hab?an hecho a m?, meterles en el vicio de forma irremediable.

Ahora languidezco sin remedio pegado al ordenador esperando a poder empezar una nueva partida, sin ver en el horizonte posibilidades de escapar de esta droga. Para m? ya no hay remedio, pero vosotros, lectores que est?is leyendo esto, seguid el consejo de alguien que ha visto el fondo de este pozo de perdici?n, si alguien os ofrece jugar a este juego, haced caso a las sabias palabras del viejo Gandalf?